EVENTOS LUZ DORADA CHILE

EVENTOS LUZ DORADA MEXICO

Imaginación

El Poder de la Imaginación

La imaginación es la capacidad para crear nuestra propia realidad, y nosotros como seres espirituales somos imaginadores innatos.

Pues es nuestro espíritu quien nos muestra las imágenes que luego serán interpretadas por el cerebro como imaginación.

No es casualidad que Albert Einstein, una de las mentes más brillantes de la historia, haya dicho que la imaginación es más importante que la inteligencia, dado que imaginando hacemos una proyección de la vida en la forma en que deseamos crearla. Por tanto, podemos decir que La Universa es como un lienzo y los imaginadores somos el pintor.

La imaginación es una poderosa herramienta que por naturaleza poseemos, pero debido a nuestros juicios y creencias, muchas veces nos forzamos a interpretar lo que imaginamos y percibimos de una manera predeterminada.

Por ejemplo, si un niño comenta que hay alguien debajo de su cama, es probable que su mamá le diga que lo que está viendo sólo es producto de su imaginación; dependiendo de sus creencias, incluso podría reaccionar con miedo o enojo, provocando con sus emociones que el niño empiece dudar de lo que percibe.

A través de la programación con la que fuimos enseñados a interpretar el mundo nos han convencido de que lo que ocurre en la imaginación es mentira o simple fantasía.

La diferencia entre imaginación y fantasía radica en que, para crear una realidad desde la imaginación se pone una emoción dentro de la imagen que hemos concebido. Etimológicamente, la palabra “emoción” viene del latín emotio, que significa “movimiento o impulso”, esto quiere decir que al imaginar nos activamos para encaminarnos hacia la imagen que hemos creado.

En cambio, la fantasía es el mero deseo de que algo se cumpla sin que la persona haga un esfuerzo para lograrlo, es como si alguien añorara ganarse la lotería sin haber comprado nunca un boleto. En muchas ocasiones las imágenes que creamos se quedan en fantasía porque llegamos a pensar (por motivos de baja autoestima) que no merecemos que ocurra lo que imaginamos; en esos casos estamos negando nuestra propia naturaleza y por tanto nuestro poder creador.

En una ocasión, durante un curso de clarividencia, alguien me preguntó cómo distinguir si realmente estamos viendo o si sólo imaginamos. Esta interrogante también yo la tuve alguna vez, y dentro de mi propia confusión le hice la misma pregunta al mayor imaginador de todos, Dios.

La respuesta que me dio fue: “Todo es mi imaginación”, y después de mucho reflexionar, pude entender el profundo significado de esa frase. Cada cosa que conocemos es parte de la imaginación de Dios y lo que creemos que es real, sólo es una percepción creada por nuestros sentidos, pues los átomos que forman la materia son 99.99% de espacio vacío y lo demás está construido con imaginación.

Un ser psíquico es alguien capaz de ver y sentir su imaginación y nosotros, como divinidad encarnada, somos psíquicos por naturaleza. Por ejemplo, si un amigo nos habla de su madre, podemos construir una imagen suya aunque ni siquiera la conozcamos, porque estamos percibiéndola con el sexto chakra, a través de la imaginación.

De hecho, es posible ser psíquicos desde cualquier chakra, aunque la mayoría de nosotros somos psíquicos del segundo chakra o clarisensibles, esto quiere decir que sentimos las emociones y las vibraciones de un lugar o de una persona, por ejemplo, muchas veces con sólo entrar a casa de tu mamá puedes percibir si está triste o enojada.

Por otra parte, si somos psíquicos del quinto chakra, estamos hablando de telepatía o en un sentido más preciso, tele-empatía, pues el quinto chakra maneja la inteligencia interpersonal, que es la capacidad cognitiva de percibir en un contexto común lo que nuestros semejantes están sintiendo.

La clave para manifestar lo que imaginamos está en la emoción que ponemos en ello, de manera que cuando una persona utiliza la fuerza de la imaginación para proyectar situaciones negativas, (como que va a perder el trabajo o que enfermará pronto) carga con sus emociones esas imágenes indeseables y atrae las experiencias que se esforzaba por evitar.

También muchas veces hemos escuchado decir que las cosas ocurren “Si Dios quiere…”, ya que desde ciertas creencias religiosas Dios es el único ser con la capacidad de crear. Sin embargo, para atraer la vida que deseamos, además de generar proyecciones positivas, es importante reconocer que somos creadores de nuestra propia vida y que merecemos cada cosa positiva que manifestamos.

En el programa de Clarividencia de Desarrollo Luz Dorada, compartimos las técnicas para aprender a usar nuestra capacidad clarividente de una forma precisa y neutral, enfocando la imaginación en las cosas que realmente deseemos crear. Todo lo que imaginemos puede ser manifestado en nuestra vida si neutralizamos la duda en nosotros mismos y confiamos en nuestra facultad para crear. Recuerda que La Universa responde a cada uno de los imaginadores porque fue creada desde la imaginación de Dios.

“Más que impresionar, mi intención es de inspirar a la gente para que se conozcan a sí mismo. El ser maestro implica tener discípulo, yo prefiero tener alumnos a quienes motivar para que crean en ellos mismos, ya que lo que ven en mi, está en todos.”

Publicaciones relacionadas:

Chat Luz Dorada

)
    is typing...

    No podemos atenderlo ahora. Por favor seleccione el Operador y llene los campos, a continuación escriba su mensaje. Pronto nos pondremos en contacto con Usted.

    Enviar mensaje Cancel
    Powered by Awesome Live Chat