ACTIVIDADES LUZ DORADA GLOBAL

Testimonio enfermedad al corazón

Soy miembro de una familia compuesta por 5 personas, de nuestros 3 hijos, el 1ero nació enfermo del corazón (atresia tricuspídea, estenosis pulmonar, comunicación del tabique  ventricular y cardiomegalia) fue operado de 2 meses de edad, con éxito, se le implantó una fístula entre subclavia y pulmonar izquierda con lo cual logró resistir hasta los 9 años de edad, fecha en que fue operado nuevamente con éxito, sin embargo a consecuencia de hipoxias que había presentado desde el mes y medio de nacido le quedó como secuela una lesión cerebral muy difícil de sobrellevar, afectando psicomotricidad, lenguaje y causando hiperactividad (superlativa), agresividad, etc.

La 2ª hija, Elizabeth, es muy linda, nació sana, es una niña normal.
El 3er hijo, Jonathan, es un niño con Síndrome Down, al cual hubo necesidad de operarlo a las 24 horas de nacido por atresia duodenal, con éxito.

Al ir creciendo mis hijos, la problemática fue aumentando, así como el sentido de impotencia, culpa, frustración, estrés, etc. Me refugié en religiones cristianas, las cuales le tratan de “ayudar” a uno a sobrellevar la situación “programando” que hay que hacer lo que ellos digan para que Dios le haga a uno el “milagro” o de que uno acepte aquello como “prueba divina”, “Es tu cruz”.

Al tener contacto con Desarrollo Luz Dorada, tomé los cursos I y II, aprendí a fluir energía y gracias a los conocimientos que imparte Harold Moskovitz y su equipo de sanadores, en especial he tenido contacto con Rodolfo.

El enfoque de la situación que vivo ha cambiado por completo, he comprendido que el fin para el que venimos a este mundo es el de APRENDER, el de CRECER y el de VIVIR, y que no importando la situación que nos tocó vivir somos LIBRES para ser nosotros mismos y no vivir esclavizados por la frustración y el dolor de “lo que me tocó vivir” y, que si un niño viene al mundo en tal o cual situación es porque en alguna vida pasada le faltó desarrollar un conocimiento o el arte de amar y que ahora la vida le da la oportunidad de aprender aquello de lo que adoleció y que nos tocó vivir la situación para desarrollarnos un poco más y, vuelvo a enfatizar, que aún viviendo en condiciones muy adversas  tenemos libertad para decidir vivir “libres” y quitarnos cualquier programación que nos dañe.

Gracias por ese enfoque de LIBERTAD.

Encilia Diaz A

8 de Junio de 1998.

Vea el documento original:

Publicaciones relacionadas: